LIB Mitología

Historia y Mitología

 

Libra, la balanza o báscula, se introdujo en el siglo I, cuando los romanos adoptaron un nuevo calendario de doce meses. Antes de ese momento, la constelación de Libra había sido considerada parte de GIR.TAB, «el Escorpión Celeste». Esta información se obtiene a partir de múltiples interpretaciones de las tablillas astronómicas babilónicas conocidas como MUL.APIN, que fueron compiladas ya en el año 1000 aC. Curiosamente, Libra aparece en la MUL.APIN como ZIB.BA.AN.NA que se traduce en «el equilibrio» o «el punto de equilibrio». Se cree que se refiere al período de tiempo cuando la zona que conocemos como Libra marcó el equinoccio de otoño – el punto en que el día y la noche tienen la misma duración relativamente. El equinoccio de otoño ahora se produce cuando el sol está en Virgo, debido al cambio en el eje de la Tierra conocido como precesión. Si Libra era una constelación en sí misma en el momento de los babilonios, fue olvidada tanto pos los árabes como los griegos, que favorecieron Chelae «las garras». Esta referencia a las garras de la forma antigua de Scorpius se conserva en los nombres árabes de las dos estrellas más brillantes en Libra: Zubeneschamali (Garra del Norte) y Zubenelgenubi (sur de la garra).

 

Tanto si se revitalizó como si se introdujo por primera vez por los romanos, Libra se convirtió en una constelación significativa en la cultura romana. Los romanos creían que su imperio fue fundado bajo el signo de Libra. Además, Virgo está situado junto a Libra, y los romanos vieron a Virgo como «Iustitia», la personificación de la justicia romana. Iustitia es la versión romana de la diosa griega Dike, que subió a los cielos después de ser testigo de las atrocidades de la humanidad. Libra llegó a ser vista por los romanos como las «balanzas de la justicia» sostenidas por Iustitia.

 

 

 

 

Libra, del atlas estelar de 1603 de Johann Bayer, Uranometria. La zona sombreada es la región zodiacal alrededor de la eclíptica.

Deja una respuesta