CMA Mitología

Historia y Mitología

Manilio describe Canis Major como «el perro con la cara llameante» como una referencia a la posición de la estrella Sirio, que parece estar sujeta eternamente en las fauces del perro.

 

Canis Major, del atlas estelar de 1603 de Johann Bayer, Uranometria.

Significando «el perro mayor» en latín, Canis Major representa uno de los dos perros que siguen al cazador, Orión. Canis Minor es el segundo de los dos perros. En un mito, Canis Major se asocia con Laelaps, un perro tan rápido que ninguna presa podía correr más rápido que él. En una caza de zorro, Laelaps se encontró con un zorro que estaba destinado a no ser atrapado nunca. Una vez comenzó la carrera, no parecía tener final. Zeus, finalmente, tomó el asunto en sus propias manos convirtiendo tanto al zorro como a Laelaps en piedra, colocando al perro entre las estrellas.

Dentro de Canis Major se encuentra la estrella más brillante en el cielo, Sirio, o Alpha Canis Majoris. Sirio tiene casi más importancia en las culturas antiguas de lo que la tiene la constelación de Canis Major. Sirio es también una de las estrellas que forman el Círculo de invierno, junto con Procyon en Canis Minor y Rigel en Orión.

En la antigüedad, se utilizó la estrella Sirio como un marcador de tiempo para la cosecha y la celebración en muchas culturas. Su nombre, Sirius, proviene de una palabra griega «Seirios», que significa «abrasador». «Días de perro», una expresión común que todavía se utiliza, se refiere al período de calor durante los meses de verano cuando Sirius, alto en el cielo durante el día, supuestamente se suma al calor del Sol. Debido a su estrecha asociación con Canis Major, Sirio es también conocida como la «estrella perro».

Los egipcios descubrieron que cuando Sirius se levantaba justo antes del amanecer, el Nilo empezaría su inundación anual. Esta inundación de sus campos representaba el inicio del nuevo año. Era un evento asociado con el regreso del dios Osiris de entre los muertos, y era central en el calendario egipcio.

En la mitología india las estrellas de Canis Major formaban un cazador de ciervos, y las estrellas que llamamos Orión eran su presa. Los indios nombraron la estrella más brillante Tishtrya, controlador de la lluvia y todas las aguas de la Tierra.

Los polinesios pensaban que otra estrella cerca de Taurus era la estrella más brillante del cielo, no Sirius. Sirius estaba enojado y convenció al dios Tane para que lanzara la estrella Aldebaran a esta estrella brillante, rompiéndola en un grupo de estrellas tenues que ahora llamamos las Pléyades.

Deja una respuesta