HER NGC6205 & M13

Messier 13, NGC 6205 – Gran Cúmulo de Hércules

 

Messier 13, también designado NGC 6205, y a veces llamado el Gran Cúmulo de Hércules, es considerado el más espectacular cúmulo globular en los cielos del norte.

 

Historia y Observación

 

El gran cúmulo de Hércules fue descubierto por Edmond Halley en 1714, quien señaló que «se manifiesta a simple vista cuando el cielo está sereno y la Luna ausente». Cincuenta años más tarde fue examinado por Charles Messier, quien lo catalogó en 1764. M 13 también se indica en el atlas celeste de John Bevis. En 1787, Sir William Herschel lo definió como «un extremadamente hermoso grupo de estrellas, muy comprimido en el centro, y muy rico».

 

Con una magnitud de 5,8, M 13 es apenas visible a simple vista en noches muy oscuras. Parece estar a aproximadamente 1/3 de la distancia de Eta a Zeta Herculis, las dos estrellas occidentales (líder) en el asterismo Keystone de Hércules. Incluso con pequeños telescopios se resuelven en una extensa y magnífica masa de estrellas, tal vez de 13′ de tamaño visualmente. Los observadores señalan cuatro regiones aparentemente pobres en estrellas. La tenue galaxia de 11ª magnitud NGC 6207 se encuentra cerca, a unos 28′ al noreste, y es visible en muchas fotografías de campo amplio de M 13.

 

Propiedades y Evolución

 

Una de las razones por las que M 13 parece tan grande y brillante es que está relativamente cerca, a unos 25100 años luz de distancia. A esa distancia, su diámetro angular de 23′ corresponde a 145 años luz. El cúmulo también se ve grande y brillante porque es intrínsecamente grande y brillante. M13 tiene una magnitud absoluta de -8,7, que corresponde a una luminosidad de un cuarto de millón de soles.

 

Messier 13 contiene varios cientos de miles de estrellas; aunque algunas fuentes citan más de un millón. La más brillante es la estrella variable V11, con una magnitud aparente de 11,95. Hacia el centro de M13, las estrellas están aproximadamente 500 veces más concentradas que en la vecindad solar. Mientras que la probabilidad de colisiones entre estrellas en una región tan llena es insignificante, el cielo nocturno visto desde un planeta cerca del centro del cúmulo globular estaría lleno de miles de estrellas más brillantes que Venus y Sirius.

 

A diferencia de los cúmulos abiertos, como las Pléyades, los cúmulos globulares están estrechamente unidos por la gravedad, y contienen estrellas muy antiguas, en su mayoría rojas. La edad de M 13 se ha revisado a 12 mil millones de años – casi tan antiguo como la propia Vía Láctea. Nacidas antes de que las estrellas de la Galaxia tuvieran la oportunidad de crear metales y distribuirlos en sus regiones de formación estelar, el contenido en hierro en relación con el hidrógeno de M 13 es sólo el 5% el del Sol.

 

Curiosamente, para un cúmulo tan viejo, M 13 contiene una joven estrella azul: Barnard Nº 29, de tipo espectral B2. La pertenencia de esta estrella se ha confirmado con mediciones de velocidad radial; aparentemente se trata de un campo estelar capturado.

 

Mensaje de Arecibo

 

En 1974, el radiotelescopio de Arecibo transmitió un mensaje hacia M 13, destinado a comunicar la existencia de la inteligencia humana a hipotéticos extraterrestres dentro del cúmulo. El razonamiento detrás de la selección de M 13 como el destino para el mensaje fue que con una mayor densidad de estrellas, el mensaje tenía una mayor posibilidad de llegar a un planeta que albergara vida inteligente.

 

Pero el mensaje no llegará a M 13 hasta dentro de 25000 años, y cuando llegue, M 13 ya no estará donde se apuntó el mensaje. El mensaje de Arecibo fue realmente más una demostración tecnológica que un intento serio de ponerse en contacto con vida extraterrestre – ya que podría ser detectado por un telescopio de radio idéntico, situado en el interior de M 13.

M13

Telescopio: TS102f5.2 & Cámara: Atik414ex & Fecha: 27/05/20 & Fotos: 16L240s b1 10RGB240s b2 & 2h4min

Fotos: 6LRGB240s = 1h36min

Deja una respuesta