TAU Constelación

OBJETOS

NGC1554

NGC1555

NGC1647

NGC1746

Estrellas notables

La magnífica estrella gigante roja Alpha Tauri, o Aldebarán, marca el ojo de Tauro, el toro. Su nombre en árabe significa «seguidor», porque sigue a las Pléyades. Con una magnitud de 0,9, la estrella Aldebarán es la 13ª más brillante del cielo. Se encuentra a 65 años luz de distancia, y tiene una compañera enana roja tenue que sólo es visible en los grandes telescopios. Mientras Aldebarán parece ser parte del cúmulo de las Hyades, es sólo un objeto en primer plano, a la mitad de la distancia del cúmulo. Aldebarán es ligeramente variable, cambiando de forma irregular en su brillo en alrededor de 0,2 magnitudes.

Elnath, con una magnitud de 1,7, es la segunda estrella más brillante en Tauro. Una vez se consideró parte de dos constelaciones, y lleva tanto la designación de Beta Tauri como Gamma Aurigae. Como Elnath ahora se encuentra dentro de los límites formales de Tauro, la última designación se utiliza muy poco. Físicamente, Elnath es una estrella gigante azul caliente a 130 años luz de distancia, con una luminosidad 700 veces la del Sol.

 

Cúmulos, nebulosas y galaxias

Las Hyades son el cúmulo abierto más cercano a nuestro sistema solar. Son un grupo de estrellas frías, rojas a unos 130 años luz de distancia. En la mitología, las Híades eran las medio hermanas de las Pléyades, y sus padres eran Atlas y Aethra. Las Hyades contienen muchas estrellas que han evolucionado durante un período de quizás 400 millones de años. Las Hyades comparten la misma edad y movimiento a través del espacio con otro cúmulo abierto conocido, la Colmena (M 44) en Cáncer, y por lo tanto es probable que se formasen juntas, a pesar de que ahora aparecen en muy diferentes partes del cielo.

Sin embargo, el más famoso cúmulo de estrellas en Tauro, si no de todo el firmamento, son las Pléyades (M 45). Las Pléyades marcan el hombro de Tauro; los nombres de sus estrellas más brillantes son Alcyone, Merope, Celaeno, Taygeta, Estérope, Electra y Maia. Estas estrellas son conocidas como las siete hermanas, las hijas de Atlas. En muy buenas condiciones, el ojo humano puede contar hasta una docena de Pléyades; los binoculares revelan hasta 100; el cúmulo puede contener hasta 500 estrellas en total.

Los telescopios grandes revelan remolinos de nebulosidad de reflexión azulada que rodea a las estrellas más brillantes; esta nebulosidad no parece estar relacionada con el cúmulo, y es simplemente la luz estelar reflejada por una nube de polvo interestelar, que solamente pasa por delante. Las Pléyades son un cúmulo muy joven, de menos de 100 millones de años de edad. Sus miembros más brillantes son todas estrellas gigantes calientes, azules con giro rápido, con cientos de veces la luminosidad del Sol. Las Pléyades son uno de los cúmulos más cercanos, a unos 440 años luz de distancia.

Al noreste de las Híades, cerca del cuerno derecho del toro, se encuentra M 1, la famosa Nebulosa del Cangrejo. Fue producida por una supernova que tuvo lugar en el año 1054. Se expande en el espacio interestelar a miles de kilómetros por segundo, y tiene ahora casi 10 años luz de diámetro. Como la Nebulosa del Cangrejo está a 6300 años luz de distancia, esta explosión titánica en realidad tuvo lugar hace 5000 años.

En el centro de la Nebulosa del Cangrejo hay una estrella de neutrones que gira alrededor de 30 veces por segundo. La estrella de neutrones es el remanente de la estrella colapsada que produjo la explosión de la supernova. Contiene la masa de nuestro Sol, pero mide sólo unas pocas docenas de millas de diámetro. Cuando colapsó, su velocidad de rotación se incrementó rápidamente, como un patinador de hielo que lleva los brazos hacia dentro mientras gira. Los puntos calientes de la superficie de la estrella de neutrones producen pulsos de ondas de radio y rayos X a medida que giran dentro y fuera de la vista; este objeto fue uno de los primeros púlsares que se han descubierto.

A menudo pasados ​​por alto en favor de las Pléyades y Híades están los cúmulos abiertos NGC 1746 y NGC 1647. Estos dos cúmulos abiertos de sexta magnitud son objetos buenos para binoculares, a distancias de 1500 y 1800 años luz, respectivamente.

Para los telescopios más grandes, NGC 1555 es una nebulosa de reflexión situada en la constelación de Tauro, cerca de la famosa estrella variable T Tauri. También se le llama Nebulosa Variable de Hind. T Tauri, la estrella variable incrustada en el polvo y el gas en el centro de NGC 1555, es el prototipo de una clase de estrellas muy jóvenes que han surgido recientemente de los densos «capullos» de polvo y gas en los que se formaron.

Al parecer, este era un objeto más fácil de ver a mediados del siglo 19; actualmente es un objetivo visual muy difícil. La nebulosidad en torno a una estrella de magnitud 14 cercana fue catalogada como NGC 1554. Sin embargo, las fotografías actuales no muestran nada en esta posición; por lo tanto, NGC 1554 es conocida como la Nebulosa Perdida de Struve.

NGC 1514 es una nebulosa planetaria muy tenue, y otro objeto difícil para los telescopios más grandes.

Deja una respuesta